Muchos son los congresos que están apareciendo para satisfacer la demanda de locutores y el boom está en el habla hispana. El español está de moda y ser locutor se ha vuelto un aspiracional para muchos. Esto ya se sustentó en el anterior artículo de esta revista y esta tendencia seguirá en ascenso.

Cada vez más personas están interesadas en trabajar desde sus casas, manejando sus tiempos; sólo “siendo ellos mismos” mientras las palabras salen de sus bocas.

Suena bonito. Verdad? Pero en realidad ser locutor demanda mucho más que lo que a simple vista supone.

Es un trabajo muy exigente ya que día a día aumenta la oferta y disminuyen las posibilidades de desarrollo en las áreas tradicionales.

Así que muchos talentos de voz, se han aventurado a buscar, en equipo con colegas; nuevos horizontes, posibilidades de trabajo y sobretodo, de globalización.

Para nadie es un secreto que el poder de la empatía y las relaciones públicas es clave para el éxito de la profesión y, nada mejor para los nosotros locutores que encontrarnos con un montón de colegas que compartan sus experiencias y herramientas, ahorrandonos camino “dentro y fuera del closet”.

Hoy en día un Voiceover puede convertirse en productor, director de casting, agente o hasta en cliente y es por ello que para muchos, asistir a conferencias o seminarios de locución puede ser una alternativa muy interesante.

En el caso del español, la mayoría de conferencias de habla inglesa comenzaron a apartar un capítulo en español y adicionalmente se crearon nuevos eventos exclusivos de ese idioma. Todos han brillado con luz propia, excediendo las expectativas de sus asistentes. Un nutrido quórum se ha reunido para compartir con talentos del más alto nivel, tanto de habla hispana como inglesa, para compartir saberes antes inalcanzables para los locutores hispanos.

Estamos emocionados con este océano de conocimiento que hace que el mundo se unifique y cada vez sea más fácil entendernos de manera global.

En cuanto a congresos en español, el próximo será en México del 18 al 20 de octubre de este año, en el Hotel Holiday Inn, Trade Center, en DF. Voicemasters, es el nombre de esta conferencia, y la sacó a relucir porque fue la primera de Voiceover exclusivamente en Español y gracias al aporte de los talentos hispanos, ya va para su tercera versión, donde espera contar con 350-400 participantes de 20 países.

Sus organizadores, Patricia Martín y Uriel Batres, locutores de San Luis de Potosí (México) fundaron el encuentro, con la fortuna de encontrarse con una ola de pasión fulgurante de cientos de latinoamericanos, deseosos de construir una comunidad sólida donde pudiésemos gestar políticas colaborativas para promovernos unos a otros y cuidar las tarifas.

Cabe anotar que en las mismas fechas, este año WoVO (Wold Voices) también tendrá su conferencia, en Las Vegas, así que los locutores tendrán que escoger entre ambos congresos.

Finalmente, después de haber asistido a varios de estos maravillosos eventos, quiero compartir mi experiencia sobre ellos.

Los conocimientos son útiles y forjan el camino, pero al final de cuentas, lo que realmente queda de todo el trayecto profesional, son los amigos, las relaciones. Y para eso son estos eventos. Para salir de las cabinas y del mundo virtual y dejar huellas emocionales que se impregnan a través de experiencias y compartires generosos.

Quienes más nos enseñan son los espejos. Para eso están los colegas.

Admiro de los talentos de voz de habla inglesa, su unidad. Ellos hace rato se dieron cuenta de que sólo unidos podían cuidar de la profesión. Cada vez nos enseñan más y estamos asimilando pasito a pasito.

Considero que es en estos eventos que se forja la capacidad de compromiso frente a cuidar el océano donde todos nadamos. Hablar y hasta escribir es fácil, pero luego de mirarse a los ojos y ponerse en los zapatos del otro, es que se generan los verdaderos vínculos que mantienen los compromisos.

Hoy, apenas comenzamos a sembrar semillas de unidad y respeto por la actuación de voz, por encima de los intereses individuales.

Confío en que en un futuro no muy lejano, las semillas se conviertan en árboles frondosos como la unión de SAG AFTRA en sus años dorados. De a poquito, de a poquitico, se van engrosando las raíces hasta generar los bosques.